viernes, 27 de enero de 2017

Efemérides del 27 de enero


         El 27 de enero de 1934 nació en Magallón D. Elisardo Pardos Bauluz. Era hijo de D. Elisardo Pardos Germes (1902-1954), prototipo de médico rural y un hombre de enorme prestigio en toda la comarca. Destinado, como médico titular, a esa localidad, contrajo matrimonio con Dª Rosario Bauluz García Belenguer, perteneciente a una ilustre familia.
         Siguiendo la estela de su padre, cursó la carrera de Medicina, aunque posteriormente se decantó por la Odonto-Estomatología y, tras obtener el título de especialista, se estableció en Soria, donde destacó por su preparación científica. Fue pionero en la introducción de la Ortodoncia moderna de aparatología fija y formó parte de numerosas sociedades científicas, entre ellas la Sociedad Iberoamericana de Ortodoncia, la Sociedad Americana de Ortodoncistas, la Sociedad Europea de Ortodoncia y la Sociedad Española de Ortodoncia.

         Pero, además, D. Elisardo Pardos Bauluz fue un intelectual en el que ha destacado su faceta humanista y su dedicación a la Historia. En el Centro de Estudios Borjanos conservamos dos de sus obras: Magallón. Apuntes históricos de la villa y tierra, prologada por su hermano Vicente, en la que vertió todo su cariño hacia su localidad natal. La otra, se titula El Santuario de Misericordia y Hospital Sancti Spiritus de Borja, cuyo prólogo corrió a cargo de otro ilustre personaje vinculado con Magallón, D. Fernando Lázaro Carreter.

         Falleció en Zaragoza el 11 de noviembre de 2016 y poco meses antes visitó el Centro de Estudios Borjanos para hacernos entrega de todos sus escritos perfectamente encuadernados, momento en el que fue tomada la fotografía que precede a estas líneas.



El 27 de enero de 1959 falleció en Zaragoza D. Emilio Alfaro Lapuerta. Nacido en Borja el 16 de febrero de 1903, fue un hombre dotado de una gran personalidad que desbordó, con creces, los límites de su profesión como periodista, a la que dedicó su vida, para impregnar distintos ámbitos de la Cultura aragonesa, durante la primera mitad del siglo XX.
Su actividad periodística se inició en la redacción de El Día, un periódico zaragozano que dirigía D. Anselmo Gascón de Gotor y en el que Emilio Alfaro colaboraba en diferentes secciones, entre ellas la de Grafología.
Pasó después a La Voz de Aragón, donde muy pronto destacó como excelente profesional. Por eso, cuando se creó la Hoja del Lunes, le ofrecieron su dirección que desempeñó hasta su fallecimiento. Colaboró, asimismo, en numerosas revistas como Mundo Hispánico o La Gaceta Española, siendo elegido Vocal del Consejo Nacional de Prensa.
En 1941 fue nombrado Académico de Número de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza. Fue además Consejero de la Institución “Fernando el Católico”, vocal del Patronato del Museo de los Sitios y secretario de la Federación Vitícola Aragonesa. También estaba en posesión de la Encomienda de la Orden del Mérito Civil.
Una de sus grandes preocupaciones fue la salvación del palacio de Sada, en la villa de Sos, por ser la casa en la que nació el rey Fernando el Católico, al que dedicó varios trabajos. Pudo lograrlo y disfrutar del inicio de la rehabilitación de ese conjunto urbano. Su incesante labor en pro del Patrimonio Cultural aragonés permitió la salvación de otro excepcional monumento, el palacio de Sástago, ahora propiedad de la Diputación Provincial.

Para los borjanos, su recuerdo permanece unido a su condición de Cronista Oficial de la ciudad. Por otra parte, aquí quiso tener su casa y, bajo Maleján, en las proximidades del Hueca, mandó levantar una bellísima “torre”, rodeada de jardines que perpetúa la memoria de este hombre bueno que tanta influencia tuvo en los asuntos borjanos, durante aquellos años.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada