miércoles, 15 de febrero de 2017

El antiguo retablo de la ermita del Calvario


         A través de una fotografía realizada por D. Federico Bordejé, en los años 30 del pasado siglo, podemos ver cómo era el retablo existente en el interior de la ermita del Calvario del Santuario de Misericordia de Borja. La cortina negra que lo cubre parcialmente era la que se colocaba, como en todos los retablos, durante la Cuaresma, hasta el Domingo de Resurrección.

         Este retablo fue realizado cumpliendo las últimas voluntades de Dª Francisca Mañas, viuda de D. Juan Bauluz, quien en su testamento de 1679 y más concretamente en su codicilo de 14 de noviembre dispuso que sus herederos universales, sus hijos D. Gregorio Antonio, canónigo de la colegiata (que durante más de treinta años fue ministro del Santuario), hicieran “un retablo de maconeria blanca para la capilla del Santo Christo del Calvario de esta ciudad".  El encargo no se llevó a cabo hasta 1686, quedando sin policromar hasta 1739, al mismo tiempo que el retablo de San Miguel Arcángel de la iglesia del Santuario, siendo sufragado el dorado por el canónigo borjano D. Manuel Ximénez Pellicer.




         Hace ya algunos años, el retablo fue desmontado, aunque se mantuvieron las imágenes de Cristo Crucificado y las de la Virgen y San Juan que le acompañaban, todo ello sobre la pared de la ermita, de la que se eliminó el revoco, dejando vista la piedra rejuntada, al gusto de ese momento.




         Respecto a estas imágenes, el Dr. D. Alberto Aguilera que las ha estudiado, al igual que las circunstancias que determinaron su construcción, fueron encargadas a semejanza de las existentes en  Calatorao, que posteriormente se cortaron para convertirlas en bustos.



         Ha sido ahora, cuando nos hemos percatado que las columnas que pertenecieron al retablo desaparecido son las que se exhiben en el Museo de la Colegiata, en el corredor situado en la primera planta del mismo.




         Es muy probable que si estas piezas se conservaron y, sin saber su procedencia, fueron trasladadas al Museo, como elementos meramente decorativos, también se encuentre el resto del retablo en alguno de los almacenes de la colegiata.



         En cualquier caso, este pequeño “descubrimiento” ha servido para documentar unas piezas descontextualizadas de este importante museo borjano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada