domingo, 12 de febrero de 2017

La recuperación de una pieza del Museo Arqueológico



         A la entrada del Museo Arqueológico de Borja, junto al mostrador de atención al público, se exhibe esta vasija de considerables dimensiones, a cuyo hallazgo de hizo referencia en presentación del libro Recordando a Francisco Domínguez Pablo a través de sus artículos.

         La pieza fue encontrada, de manera accidental, en una finca situada cerca del molino de Rivas, cuando el propietario estaba labrando. Creyendo que, en su interior, podía existir un “tesoro”, rompió con la azada la boca de la misma. Después avisó al Centro de Estudios Borjanos que, en aquellos momentos, iniciaba su andadura.






         Allí se desplazaron un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba Manuel Jiménez Aperte, Eusebio Aznar y el actual Presidente del Centro. Probablemente estaba también José Viamonte. Tras un duro trabajo, dada la profundidad a la que se encontraba, pudo ser extraída, fijando su perímetro con un cordel, dado que los golpes recibidos, con anterioridad, le habían provocado unas fisuras.
         Se sacó entera y en un carro, propiedad de la familia Rivas, se transportó a su domicilio de la calle Moncayo, protegida con una manta de coger olivas. Allí se conservó hasta su traslado al museo, aunque hubo que restaurarla, pues en el último momento sufrió un percance.

         Sirvan estas fotos como testimonio de aquella actuación y del trabajo llevado a cabo por un grupo de voluntarios que evitaron la pérdida definitiva de este interesante testimonio arqueológico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada