jueves, 16 de febrero de 2017

Pavimentación de las calles de Borja


         No fue hasta la década de los años 60 del pasado siglo cuando, durante el mandato de D. Vicente Compans Manero, cuando se instaló la red de abastecimiento de agua y la de saneamiento en Borja, claro ejemplo del atraso en que se encontraba buena parte de Aragón, siendo la epidemia de cólera que se inició en la ribera del Jalón en 1971, lo que hizo saltar las alarmas, provocando el que se iniciaran obras similares en otros muchos municipios.




         Borja dispuso, por fin, de la ansiada “agua corriente” en las casas, pudiendo prescindir del suministro de agua “para boca” de las fuentes públicas que, sin ningún tipo de tratamiento previo ocasionaba periódicos brotes de gastroenteritis y la presencia endémica de fiebres tifoideas.



Pero, al abrir las zanjas para colocar las cañerías, quedó destrozado el pavimento de canto rodado que había en la mayor parte de las calles borjanas que, durante varios años, quedaron en el estado que muestran estas imágenes. No son las peores, pues hubo otras que se convertían en auténticos barrizales en caso de lluvia.



         La pavimentación se llevó a cabo en una etapa posterior, siendo Alcalde D. Juan María de Ojeda. Fue una obra de gran envergadura que, en parte, ha llegado hasta nuestros días. En esta otra fotografía puede verse el desarrollo de los trabajos en las plazas de Santa María y de Ntra. Sra. de la Peana. Las indudables molestias que, por una y otra causa, se prolongaron en el tiempo, se vieron compensadas por las ventajas del suministro y el estado final en que quedaron las calles de la población. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada